Querido Kobe

Hago acuse de recibo de tu carta, no a mí pero sí a nuestro amante común. En ella el niño que se crió viendo jugar a su padre y engullendo la pasta propia de su país de acogida temporal, se abre y cuenta cómo se hizo un jugador de baloncesto extraordinario. Porque no todo es…