De vueltas con el señor Lobo

Vale, lo reconozco. Ya utilizamos este mismo referente en un post del año pasado… No soy muy original. Y también lo reconozco, no es ni el personaje más intelectual ni el más elegante, es incluso, no me cuesta confesarlo, un poco soez. Pero debe concederme, generoso lector, que es complicado ser más definitorio a la…