Competir o no competir, he ahí la cuestión

Llegamos al partido contra el Madrid casi sin verlo venir. Casi de sopetón nos sentamos para ver el partido por estas novedosas plataformas digitales con cierto convencimiento de que hemos crecido: que somos el Granca que ha aumentado presupuesto, que presume de súper pabellón y de “la mejor plantilla de la historia”.

Es un hecho que somos casi todo eso, es probable que tengamos la mejor plantilla de la historia*, pero al final llegas a jugar contra el Madrid y el resultado es el mismo. Un baño de humildad y un cúmulo de frases pesimistas se acumulan en redes y periodistas deportivos.
El partido de este domingo nos lleva a varias reflexiones. La primera es casi humana más que deportiva: ¿cómo afecta a la personas una mala racha? ¿cómo esta se enquista y evita que saques tus potenciales?. Durante el partido el Granca chocó una y otra vez contra el muro del desacierto. Tiros absolutamente cantados, lanzamientos en la soledad más deseada, bandejitas bajo el aro, ninguno entraba. Podríamos entrar a valorar si hubo tiros fuera de lugar o una mala ejecución, pero al final tenemos que concluir que el desacierto es pura falta de feeling.
Otra reflexión importante ¿realmente podemos competir contra Madrid o Barça? Tal vez deberíamos asumir como hecho que tienen que jugar ellos mal y tu perfecto para ganarlos, y que si, por lo que sea, logras juntar un buen grupo de jugadores que se permitan el lujo de competir con blancos o azulgranas, estos acabarán por ficharlo y tu volverás a rastrear el mercado a ver si hay suerte.
Podemos asumir lo que hay o darnos cuenta de que sólo un cambio de modelo de competición garantiza que esta pasión que nos lleva a gastarnos un pastizal año tras año y a ir, cual parroquianos, cada dos semanas o menos al GCA** pueda continuar en los próximos años. 

“Es una cuestión de educación. Probablemente esto que he comentado que nos ha pasado realmente nos pasa a muchos en la vida. Si estoy haciendo las cosas bien, ya sea escribir o ser locutor, estoy contento y eufórico. Cuando nos empiezan a salir mal, nos hundimos. Es una cuestión de educación. Es cierto que en la vida se valora mucho el éxito, y es lógico valorarlo, pero yo siempre antepongo la actitud. Esa es una cuestión que unos tenemos más que otros, y se trata de que lo tengamos todos. Estoy contento de la actitud del equipo, pero cuando llegan momentos así el equipo se pierde y debemos hacer ese esfuerzo y estar preparados para no valorar tanto el ganar o meterla, sino valorar tu trabajo.”

Aíto García Reneses
*Aunque como dice Pedro Martínez, eso hay que valorarlo al final de la temporada.
**Al GCA, o al Príncipe Felipe (próximamente esperamos que José Luis Abós), a San Pablo, a Bilbao Arena…
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s