Bendito problema

Hoy no vamos a hablar de la guerra FIBA Vs. Euroleague, pese a que ha estallado la mayor bomba del conflicto hasta el momento. Hoy vamos a hablar de una novedad que no se recuerda en la plantilla del CB Gran Canaria: el jugador excedente.

Unas declaraciones de nuestro capitán Eulis Báez leídas en Tinta Amarilla nos llaman la atención sobre la problemática que puede generar a la plantilla el contar con un jugador extra respecto a las plazas que la ACB permite inscribir cada jornada.

Esta situación parte de dos circunstancias, ambas muy positivas y conocidas por todos: la recuperación, a mucho mejor nivel de lo que uno podría esperar (9 y 11 puntos en cada uno de los partidos que ha jugado) del gran Kyle Kuric; por otro el altísimo rendimiento que está dando el que vino a ocupar su plaza cuando su baja parecía mucho más larga: DJ Seeley.

Con Kuric sumamos 13 jugadores, uno más de los que podemos sumar entre banquillo y pista, dejándonos un aparente problema. Cada jornada un jugador deberá ver el partido en la esquinita junto a J. Villaluenga. Esto parece que genera un malestar en la plantilla pues a ningún profesional le gusta pasar por ese trance, es una forma muy explícita de señalarte.

Obviamente un jugador como Brad Newley puede digerir mal que no se cuente con él, como ocurrió ante el Basket Zaragoza, y por tanto, resulta clave que esto se gestione adecuadamente para que no lleve a “malos rollos”.

Sin embargo, bien gestionada, esta circunstancia puede convertirse en una oportunidad para dar descanso a jugadores que necesitamos para el Play-Off.

La peor parte se la puede llevar Oriol Paulí que es un joven talentoso pero que, por inexperto, cuenta con más problemas para lograr minutos. Tiene unos cuantos boletos más que el resto para que le “toque” acompañar a Villaluenga fuera de la rotación. Es un problema grave para él, pues necesita minutos como el comer para crecer, pero la realidad es que desde que regresó Kevin Pangos (tras aquel golpe en la cara) el número de minutos de Paulí ha descendido hasta casi desaparecer.

La verdad es que “poder elegir” siempre es un bendito problema, mucho mejor que no poder elegir en plena precariedad. Lo que hoy es un problema por falta de costumbre en la convivencia, puede ser todo un lujo si pudiéramos asumirlo desde principios de temporada. La única pega que le veo es que ese “extra” sea por exceso de exteriores, en próximos post tocará hablar de la falta que tenemos de otro 5, pues nuestro amigo Pasečņiks es más tierno que el pan de molde caro…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s